top of page

Rosácea ¿condición incomprendida?

(Traducción All About Rosacea: Signs & Symptoms And Treatment. National Rosacea Society - https://www.rosacea.org/patients/all-about-rosacea )


La rosácea es una afección cutánea crónica pero tratable que afecta principalmente a la parte central del rostro y, a menudo, se caracteriza por brotes y remisiones. Aunque la rosácea puede desarrollarse de muchas maneras y a cualquier edad, las encuestas de pacientes indican que generalmente comienza en cualquier momento después de los 30 años como rubor o enrojecimiento en las mejillas, la nariz, la barbilla o la frente que puede aparecer y desaparecer. Los estudios han demostrado que, con el tiempo, el enrojecimiento tiende a volverse más rojizo y persistente, y pueden aparecer vasos sanguíneos visibles. Si no se tratan, a menudo se desarrollan protuberancias y granos inflamatorios y, en casos graves, especialmente en los hombres, la nariz puede hincharse y formar bultos debido al exceso de tejido. En hasta el 50 por ciento de los pacientes, los ojos también se ven afectados, se sienten irritados y se ven llorosos o inyectados en sangre.


Aunque la rosácea puede afectar a todos los segmentos de la población y a todos los tipos de piel, se cree que las personas con piel clara que tienden a enrojecerse o sonrojarse con facilidad corren un mayor riesgo. El trastorno se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres, pero tiende a ser más grave en hombres. También hay evidencia de que la rosácea puede tender a ser hereditaria y puede ser especialmente frecuente en personas de ascendencia del norte o del este de Europa.


En encuestas realizadas por la National Rosacea Society (NRS), casi el 90 por ciento de los pacientes con rosácea dijeron que esta condición había disminuido su confianza en sí mismos y su autoestima, y ​​el 41 por ciento informó que les había hecho evitar el contacto público o cancelar compromisos sociales. Entre aquellos con rosácea severa, casi el 88 por ciento dijo que el trastorno había afectado negativamente sus interacciones profesionales, y casi el 51 por ciento dijo que incluso había faltado al trabajo debido a su condición. La buena noticia es que más del 70 por ciento informó que el tratamiento médico había mejorado su bienestar emocional y social.


Si bien se desconoce la causa de la rosácea y no existe una cura, el conocimiento de sus signos y síntomas ha avanzado hasta el punto de que pueden controlarse de manera efectiva con terapia médica y cambios en el estilo de vida. Se recomienda a las personas que sospechan que pueden tener rosácea que consulten a un dermatólogo u otro médico calificado para recibir un diagnóstico y un tratamiento adecuado, antes de que el trastorno se vuelva cada vez más grave e intrusivo en la vida diaria.


¿Que debería buscar?


La rosácea puede variar sustancialmente de un individuo a otro y, en la mayoría de los casos, aparecen algunos de los posibles signos y síntomas, en lugar de todos. Según un comité de consenso y un panel de revisión de 28 expertos médicos de todo el mundo, el diagnóstico requiere al menos un signo de diagnóstico o dos signos principales de rosácea.1 También se pueden desarrollar varios signos y síntomas secundarios, pero no son diagnósticos.


Signos de diagnóstico de la rosácea


La presencia de cualquiera de estos signos es diagnóstica de rosácea.

  • Enrojecimiento persistente: El enrojecimiento facial persistente es el signo individual más común de la rosácea y puede parecerse a un rubor o una quemadura de sol que no desaparece.

  • Engrosamiento de la piel: La piel puede engrosarse y agrandarse debido al exceso de tejido, más comúnmente en la nariz (conocido como rinofima. Esta condición es menos común, pero puede provocar desfiguración facial y flujo de aire nasal inadecuado si es grave.


Signos principales de la rosácea


La presencia de al menos dos de estos signos es diagnóstica de rosácea.

  • Enrojecimiento. Muchas personas con rosácea tienen antecedentes de sonrojarse o sonrojarse con frecuencia. Este enrojecimiento facial puede ir acompañado de una sensación de calor, calor o ardor que va y viene, y suele ser una característica temprana del trastorno.

  • Espinillas. A menudo se desarrollan pequeñas protuberancias rojas sólidas o granos llenos de pus. Si bien estos pueden parecerse al acné, los puntos negros están ausentes y pueden causar ardor o escozor.

  • Vasos sanguíneos visibles. En muchas personas con rosácea, pequeños vasos sanguíneos prominentes y visibles llamados telangiectasia se vuelven en las mejillas, el puente nasal y otras áreas de la cara central.

  • Irritación de los ojos. En muchos pacientes con rosácea, los ojos pueden estar irritados y lucir llorosos o inyectados en sangre, una condición comúnmente conocida como rosácea ocular. Los párpados también pueden enrojecerse e hincharse, y los orzuelos son comunes. Se pueden acumular costras y escamas alrededor de los párpados o las pestañas, y los pacientes pueden notar vasos sanguíneos visibles alrededor de los márgenes de los párpados. Los casos graves pueden provocar daños en la córnea y pérdida de agudeza visual sin ayuda médica.


Signos y síntomas secundarios


Estos pueden aparecer con uno o más de los signos diagnósticos o principales.

Ardor o escozor Las sensaciones de ardor o escozor a menudo pueden ocurrir en la cara. También se puede desarrollar picazón o una sensación de opresión.

Hinchazón La hinchazón facial, conocida como edema, puede acompañar a otros signos de rosácea o presentarse de forma independiente. Se pueden desarrollar parches rojos elevados, conocidos como placas, sin cambios en la piel circundante.

Sequedad La piel facial central puede ser áspera y parecer escamosa a pesar de que algunos pacientes se quejan de piel grasa.

En casos raros, los signos y síntomas de la rosácea también pueden desarrollarse más allá de la cara, más comúnmente en el cuello, el pecho, el cuero cabelludo o las orejas.


¿Qué causa la rosácea?


Aunque la causa de la rosácea aún se desconoce, los investigadores ahora han identificado los principales elementos del proceso de la enfermedad que pueden conducir a avances significativos en su tratamiento. Estudios recientes han demostrado que es probable que el enrojecimiento facial sea el comienzo de un continuo inflamatorio iniciado por una combinación de desregulación neurovascular y el sistema inmunitario innato. El papel del sistema inmunitario innato en la rosácea ha sido el foco de estudios innovadores financiados por el NRS, incluido el descubrimiento de irregularidades de componentes microbiológicos clave conocidos como catelicidinas. Investigaciones posteriores ahora han demostrado que un aumento marcado en los mastocitos, ubicados en la interfaz entre el sistema nervioso y el sistema vascular, es un vínculo común en todas las presentaciones principales del trastorno.


Más allá de los factores neurovasculares y del sistema inmunitario, se ha considerado que la presencia de un ácaro microscópico llamado Demodex folliculorum puede contribuir a la rosácea. Este ácaro es un habitante normal de la piel humana, pero se ha encontrado que es sustancialmente más abundante en la piel del rostro de los pacientes con rosácea. Los investigadores también han descubierto que dos variantes genéticas del genoma humano pueden estar asociadas con el trastorno.


Otros estudios recientes que han encontrado asociaciones entre la rosácea y un mayor riesgo de un número creciente de enfermedades sistémicas potencialmente graves, sugieren que la rosácea puede ser el resultado de una inflamación sistémica. Aunque no se han determinado las relaciones causales, estas han incluido enfermedades cardiovasculares, enfermedades gastrointestinales, enfermedades neurológicas y autoinmunes y ciertos tipos de cáncer.


¿Cómo se trata la rosácea?


Debido a que los signos y síntomas de la rosácea varían de un paciente a otro, el tratamiento debe ser personalizado por un médico para cada caso individual. Obtenga más información sobre cuándo ver a un médico.


Se puede usar una variedad de medicamentos orales y tópicos para tratar los diversos signos y síntomas asociados con el trastorno. Los médicos pueden recetar terapia médica específicamente para controlar el enrojecimiento. Los bultos y las espinillas a menudo reciben un tratamiento inicial con terapia oral y tópica para controlar la afección de inmediato, seguido del uso a largo plazo de una terapia antiinflamatoria sola para mantener la remisión. Las terapias específicas para la rosácea ahora están disponibles en varias formulaciones que se pueden seleccionar para cada paciente.


Cuando corresponda, se pueden usar láseres, fuentes de luz pulsada intensa u otros dispositivos médicos y quirúrgicos para eliminar los vasos sanguíneos visibles o corregir la desfiguración de la nariz. La rosácea ocular se puede tratar con medicamentos antiinflamatorios y otras terapias, y es posible que se necesiten recomendaciones de un oftalmólogo.


Protección de la piel


Los pacientes deben consultar con sus médicos para asegurarse de que su rutina de cuidado de la piel sea compatible con su rosácea. Una rutina suave para el cuidado de la piel también puede ayudar a controlar la rosácea. Se aconseja a los pacientes que se limpien la cara con un limpiador suave y no abrasivo, luego se enjuaguen con agua tibia y se sequen la cara con una toalla gruesa de algodón. Nunca jale, jale o use una toallita áspera.


Los pacientes pueden aplicar productos para el cuidado de la piel no irritantes según sea necesario, y se les recomienda proteger la piel de la exposición al sol con un filtro solar que brinde protección UVA/UVB con un FPS de 30 o superior. Las formulaciones suaves o pediátricas están disponibles para pieles sensibles y busque protectores solares no químicos (minerales) que contengan zinc o dióxido de titanio. Los pacientes con rosácea deben evitar cualquier producto para el cuidado de la piel que pique, queme o cause enrojecimiento adicional. Se pueden usar cosméticos para ocultar los efectos de la rosácea.


Se puede usar maquillaje verde o bases teñidas de verde para contrarrestar el enrojecimiento. Esto puede ser seguido por una base de maquillaje del tono de la piel con tonos amarillos naturales, evitando aquellas con tonos rosados ​​o anaranjados. Para obtener más información, consulte Cuidado de la piel y cosméticos.


CREMA ROSÁCEA- JLab


En JLab- Dermocosmética Natural se ha desarrollado una crema no comedogénica basada en aceites vegetales con propiedades antiinflamatorias, antisépticas y para la regeneracion de la piel y vascular.


Algunos de los componentes de nuestra crema Rosácea son:

  • Extracto de Caléndula: Está indicado para pieles sensibles, secas o irritadas; es reepitelizante y cicatrizante. Su uso en dermocosmética se debe también a sus propiedades antiinflamatorias, muy útil en el tratamiento de la rosácea con eficacia clínica largamente demostrada

  • Extracto de Manzanilla: Calma y suaviza las pieles secas, sensibles e irritables, reduce los puntos negros y posee una acción antiinflamatoria, antiséptica y antialérgica. Contiene Bisabolol, que lo convierte en un ingrediente activo excelente para la protección de la piel contra el estrés ambiental diario. Si bien existen distintos tipos de rosácea, los principales síntomas son el enrojecimiento y granitos, y el poder antiinflamatorio de la manzanilla es similar al producido por dosis bajas de corticoides, pero sin esos los efectos secundarios de los mismos.,

  • Extracto de Murtilla: Se usa en preparados antiinflamatorios y desinfectantes, debido a su acción mejorando pieles dañadas e irritadas.

  • Castaño de Indias: útil para las piernas pesadas, con propiedades astringentes Mejoran la tonicidad venosa (efecto de la vitamina P) al reforzar la resistencia de los capilares sanguíneos al mismo tiempo que reducen su permeabilidad.


Equipo Químico- Farmacéutico JLab

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page